INCONDICIONALIDAD Y FOMENTO DE LA AUTOESTIMA

En realidad, la función de las figuras de apego que da sentido a todas las demás es la incondionalidad: los niños necesitan sentirse aceptados y queridos incondicionalmente. Los padres tienen que ser un espejo bueno, incondicional, en el que siempre los hijos puedan verse sin ser rechazados. A lo largo de la vida, los niños se van a ver en mucho espejos exigentes y hasta despiadados. Para estar seguros que la vida vale la pena y de que ellos son valiosos, es necesario que tengan uno o varios espejos incondicionales.



Este es el mensaje.


“ Te acepto y te quiero como eres. Tu eres único y siempre podrás contar conmigo. Nunca pondré condiciones a esta aceptación y este cariño. Si te aconsejo y te exijo es porque tengo el deber de protegerte y de ayudarte a desarrollar tus mejores posibilidades. No lo hago para que seas como yo quiero, para que realices el proyecto que yo me he hecho de ti. Tu vida es única y te pertenece. Cuenta conmigo incondicionalmente para ayudarte a vivirla de la forma que tu vayas construyendo. Sea cual sea el camino y los resultados, me tendrás a tu lado, mi amor no te pedirá cuentas ni pago alguno.” (Tomado de Félix lópez "Necesidades de la infancia y adolescencia: respuesta familiar, escolar y social)

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué significa ser hijo? y ¿Ser padre?

Conócete a tí mismo