Barra de vídeo

Loading...

This is default featured slide 1 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 2 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 3 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 4 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 5 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

viernes, 29 de abril de 2011

Aprendiendo a hacer críticas

A veces, queremos expresar nuestro enfado o malestar, queremos hacer una críticas pero la único que hacemos es descargar nuestra ira y nuestra rabia contra la otra persona. Me pregunto, ¿cómo aprender a hacer críticas constructivas? ¿Cómo expresar mi desacuerdo o mi disgusto de forma asertiva? Aquí encontré algunas respuestas en el libro de Miguel Costa, Manual del Educador Social.






Aprendiendo a hacer críticas





  1. Defino mis objetivos


  2. Describo la situación o conducta que deseo criticar


  3. Expreso mis sentimientos con “mensajes yo”.


  4. Sugiero o pido cambios con mensajes yo


  5. Elogio y agradezco al aceptación de la crítica.




Condiciones que han de respetarse para que la crítica sea efectiva






  1. Recuerda que nadie es perfecto


  2. Con la crítica pretendemos ayudarnos y ayudar a otros.


  3. Criticar es dar criterios para cambiar.


  4. Critican de forma constructiva las cosas pueden mejorar. Tiene derecho a hacerlo.


  5. La crítica tiene un fuerte impacto emocional en nuestro interlocutor.


  6. Se específico y concreto, evita vaguedades y generalizaciones.


  7. Se directo y utiliza un estilo asertivo.


  8. Durante la crítica es probable que surjan obstáculos. Obsérvalos y utiliza las habilidades para superarlos.

Funcionar bien como persona 7



Funcionar bien como persona es trascender. Ir más allá de ti mismo. Salir de la cueva del Yo para entregarse a los demás. Es hacer sagrada la relación. Es encontrar tus dones y ponerlos al servicio de la vida. Es dejarse navegar, abandonarse sin resistencias a lo que la vida te traiga, descubrir en ello el sentido que tiene para ti la existencia y convertirlo en tu misión y en el medio de acercarse a las experiencias del espíritu.



Funcionar bien como persona es alzar continuamente un altar de gratitud hacia la vida misma, a las gracias por lo que compartimos, por lo que el don de la vida nos regala continuamente. También por lo malos ratos, las enfermedades, las crisis, ya que sin ellas difícilmente podríamos crecder.

CINCO HABILIDADES PARA LA COMUNICACIÓN PERSONAL




Comunicar es como hacer una travesía, desde los preparativos en tierra firme hasta la llegada a puerto, pasando por todas las etapas de la navegación. Es una travesía que se ha de ir recorriendo etapa tras etapa, sin saltarse ninguna y en el orden correcto.



A cada etapa de la comunicación le corresponde una habilidad clave, que es la que permite que se pueda superar cada tramo del camino y continuarlo.



1. ENCONTRAR TIEMPO


Comunicar requiere dedicarle tiempo, todo el tiempo necesario. Éste sólo lo encontramos cuando hacemos de la comunicación una verdadera prioridad, que pa­sa delante de cualquier otra actividad u obligación.


Busca en tu vida tiempo para la comunicación, para hablar las cosas en el momento en que se han de ha­blar. Sin interrupciones, sin compromisos, sin excu­sas. Hay que ser capaz de posponer lo que sea si una conversación requiere más tiempo y tener auténtica voluntad de comunicar.



2. ESCUCHAR CON ATENCIÓN


Toda comunicación comienza escuchando. Escuchar para descubrir, para aprender, para conocer. Para en­tender el punto de vista del otro. Escuchar con toda nuestra atención. A menudo no escuchamos porque nos parece que no nos interesa lo que los otros nos pueden decir, o porque nos sentimos amenazados por lo que podríamos oír si les escucháramos.


Cuando inicies la comunicación con alguien, escucha con los cinco sentidos. Lo que el otro te dice, y tam­bién lo que no te dice pero que tú puedes descubrir por el tono de su voz o por su mirada. Escucha para saber de verdad qué es lo que el otro te quiere decir, y entonces, sólo entonces, es el momento de hablar.



3. ESTAR EN CONTACTO CON LOS SENTIMIENTOS


Con tus propios sentimientos y con los del otro. Si no eres consciente de lo que pasa dentro de ti, tus emo­ciones te pueden jugar una mala pasada, gobernar tu comportamiento y hacerte ser como no quieres ser. Sentimos lo que sentimos, y así tiene que ser; lo que no podemos hacer, sin embargo, es ignorarlo.


También es importante ser capaz de captar los senti­mientos del otro, de ponerse en su piel, sentir (no só­lo entender) lo que siente para conectar con él, saber cómo actuar y poderle ayudar.


Mantente siempre en contacto con tus sentimientos. No comuniques si notas que algún sentimiento te in­vade, te domina, y te puede hacer perder el control. Y trata de captar los sentimientos del otro. No hagas ca­so exclusivo de sus palabras, de lo que te dice; ten muy presente el sentimiento que se oculta detrás de ellas. Ponte en su piel y trata de sentir como él se siente.



4. ACEPTAR SIN JUZGAR


Aceptarnos nos acerca. Juzgarnos nos aleja. La co­municación necesita la plena aceptación del otro, tal como es y en el momento personal en que se encuen­tra. Aceptar no significa estar de acuerdo, pero sí querer ver al otro tal como es, no como nos gustaría que fuera.


Abre los ojos bien abiertos a la persona que tienes de­lante cuando te comunicas, para verla y aceptarla tal como es. No pienses si te gusta o no te gusta. No pienses si tú harías o no harías lo mismo. Evita los juicios y las críticas, que son uno de los mayores obs­táculos para la comunicación.



5. ACOMPAÑAR


Acompañar en la comunicación significa avanzar jun­to al otro, a su lado, avanzando a su ritmo y dejando que llegue por él mismo a sus propias soluciones. No des consejos, ni vayas demasiado rápido, ni lleves una conversación más lejos de lo que el otro puede aguan­tar. Deja que el otro descubra las cosas por sí mismo. El descubrimiento tendrá mucho más valor. No hagas seguir a los otros unos caminos que no son los suyos. Tus soluciones han sido buenas para ti, pero no tie­nen por qué serlo necesariamente para los otros.

Funcionar bien como persona 6



Funcionar bien como persona es tener los pies bien puestos en la tierra, en el "humus" de donde nace la humildad, entendida como verdad. la humildad de reconocer tu verdad, la humildad qeu previene del autoengaño.Los pies en el suelo, pero como en el ciprés, la mirada apuntando hacia el cielo. Ser capaces de ver más allá de nuestras narices y de admirar esa maravilla que es el conjunto de la existencia.






Funcionar bien como persona es aprender a vivir el aquí y ahora. Poner atención en el presente en tu presencia. Estar atentos, despiertos a todo lo que sucede a nuestro alrededro, descifrando los múltiples mensajes que se enconden en las conversaciones con los demás y en lo hechos en los que participamos. Disponer de la flexibilidad necesaria para permitirnos vivir lo que la vida nos ponga por delante.

Funcionar bien como persona



Funcionar bien como persona es darle espacios a tu inconsciente. Es aprender a descrifrar su contenido a través de los símbolos por los que se expresa. Es atender los sueños, tener interés en descubrir lo que existe detrás de todo lo que resuena en ti.

Funcionar bien como persona 4



Funcionar bien como persona es alimentar las relaciones interpersonales, facilitar el encuentro con el otro, acompañarlo en sus procesos de dificultad y sufrimiento. Significa sentir con el otro, relacionarse con empatía y asertividad.






Funcionar bien como persona significa alimentar también tu relación intrapersonal. que te permitas espacios de silencio, de serrenidad interior, de encuentro contigo mismo. Momentos en los que captar las sutilezas del mundo interior. Tomar conciencia de tu auténtica voluntad ante las cosas y las relaciones. Aprender a escucharlte interiormente es cesar tu pensamiento para escuchar los mensajes del alma

miércoles, 27 de abril de 2011

Actitudes emocionalmente inteligentes


- Ser coherentes con nosotros mismos, entre lo que pensamos, lo que hacemos, expresamos y hacemos. Sólo así conseguiremos autoridad moral.


- Autocontrolarnos para que ellos sean capaces de hacerlo

- Fomentar la expresión sincera de emociones, pensamientos y sentimientos.

- Respetar los espacios de intimidad

- Respetar lo tempos y practicar la paciencia- Fomentar la motivación interna, evitando excesivos premios y castigos.

- Compartir tiempo de calidad y atención.

- Aceptar los errores como parte inevitable del crecimiento y de la vida.

- Expresar a menudo el agradecimiento por las cosas y las personas buenas que hay en nuestra vida.

- Aprender a soltar: no aferrarnos a las personas y a las cosas.

Tomado de Soler, Jaume y Conangla, Mercé (2005) “Ámame para que me pueda ir” (Padres e hijos desde la Ecología Emocional) Editorial Amat, Barcelona

Funcionar bien como persona 3




Funcionar bien como persona es cuidar tu cuerpo, ese templo que sostiene tu vida entera. No sólo mantener su energía, vitalidad, cuidar la alimentacón y no maltratarlo, sino aprender a escuchar sus mensajes. Captar lo que te dice cuando enfermas. Leer en los estados emocionales el estado general de ese organismo que sabe mejor que tu lo que te conviene.

Funcionar bien como personas es encontrar lo que nos gusta en la vida, aquellas tareas o actividades que no llenan para las que valemos. Es fluir con lo que hacemos y transmitir a los demás esa satisfacción. Es mantenerse creativos, conocer nuevos recursos y metodologías.Es participar en nuestra comunidad, es aportar nuestros conocimientos y querer hacer un mundo mejor.

martes, 26 de abril de 2011

Funcionar bien como persona 2

Funcionar bien como persona significa ser conscientes de lo que sentimos, de nuestras emociones, reconocerlas y gestionarlas. Significa tomar responsabilidad por lo que vivimos, responsabilidad por nuestras emociones y sentimientos. Es un compromiso con uno mismo de alcanzar la mayor evolución emocional posible.

Funcionar bien como persona significa atajar los miedos, reconocerlos y afrontarlos cuando se convierten en una limitación en la vida. Aprender a distinguir el miedo previsor y el miedo bloqueador. Abandonar los mecanismos de excesivo control sobre nuestra vida y la de los demás y confiar plenamente en los recursos que la propia existencia nos proporciona. Es resolver, si cabe, los traumas o los conflictos enquistados en nuestra vida.

lunes, 25 de abril de 2011

Funcionar bien como persona

Bueno, para empezar con el blog necesito centrarme. Ando un poco disperso. Por eso, me pregunto, ¿ qué puedo hacer para comenzar bien el trimestre? ¿Qué puedo hacer para acabar bien el curso? He releido estos días de vacaciones el libro de Xavier Guix " Pensar no es gratis" y he encontrado algunas ideas que me pueden ayudar: ( esta es la primera mañana más)

Funcionar bien como persona es conocerse, saber situar nuestras debilidades y fortalezas. Reconocer nuestros límites e imperfecciones. Es entender que vamos a dedicar toda la vida a crecer como personas y que dicha tarea no la vamos a hacer solos. Es atender a nuestras creencias, darnos cuenta de cómo influyen en nuestra vida, cuáles son un obstáculo y cuáles necesitamos para lograr la vida que deseamos.