Ayudarles a hacer los deberes no es ayudarles

“Los padres empezaron a involucrase hace más de una década. No solo por las medidas de conciliación familiar, también porque los padres de ahora tienen al menos estudios medios, algo de lo que no disfrutaron las generaciones anteriores”, explica la pedagoga Maite Rodríguez Estévez, que imparte cursos para educadores y terapeutas. “Eso ha hecho que la relación padre-hijo se escolarice. Lo que importa son los resultados académicos. Todo gira alrededor de esa necesidad y se ha olvidado el inculcar valores, el juego, la responsabilidad... No hay tiempo para otras cosas en las horas que pasan juntos”. La también maestra pone como ejemplo las actividades extraescolares que ya no son en su mayoría deportivas —como tradicionalmente—, sino clases de refuerzo o de inglés. “Hay una obsesión por la cantidad, cuando no se trata de echarle horas”.

Como padre, mi opinió, es que podemos aydarles a pensar, a abrir horizontes a conocer el mundo que les rodea, pero por supuesto, no hacerles los deberes. Se tienen que enfrentar ellos a sus dificultades, a sus incomprensiones y a sus dudas. Podemos supervisar y proponer, pero ello tienen que personalizar sus aprendizajes.

Más información en:
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/01/17/actualidad/1358445608_550169.html

http://www.redage.org/files/adjuntos/en_busca_exito_educativo.pdf

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué significa ser hijo? y ¿Ser padre?

Conócete a tí mismo